Más

¿Conserva todos los cuadrados de cuadrícula de red dentro del límite del polígono de otra clase de entidad?

¿Conserva todos los cuadrados de cuadrícula de red dentro del límite del polígono de otra clase de entidad?


He creado una cuadrícula de red (3 km x 3 km) sobre un polígono vectorial.

Ahora quiero recortar la red sobre el polígono vectorial reteniendo todos los cuadrados de la cuadrícula dentro del límite del polígono.

Por lo tanto, quiero que todos los cuadrados que normalmente se recortan en cuadrados parciales permanezcan como cuadrados enteros.

¿Alguien sabe cómo hacer esto?


Está mezclando mucha terminología, lo que hace que su pregunta sea bastante confusa. Hablas de "recortar" pero luego dices "dentro del límite" y finalmente dices que quieres todos los cuadrados enteros, ¡son 3 cosas diferentes!

Supongo que quieres todos los cuadrados que son intersección el polígono, que incluiría todos los cuadrados enteros completamente dentro del polígono y los cuadrados enteros que tocan el límite del polígono. Por lo tanto, lo que desea es utilizar la herramienta Seleccionar por ubicación con la relación de intersecciones.

Esto seleccionará esos cuadrados que luego exportará a un nuevo conjunto de datos.


De forma predeterminada, la herramienta Red de pesca crea una cuadrícula de polígono / polilínea utilizando el cuadro delimitador de su área de estudio. Pruebe uno de los siguientes flujos de trabajo:

Opción 1:

  1. Crear red de pesca
  2. Clip de red con el polígono del área de estudio

Opcion 2:

  1. Crear red de pesca (elija salida de red poligonal)
  2. Seleccionar por ubicación


Aunque está diseñada para trabajar con páginas controladas por datos, creo que la herramienta Características de índice de cuadrícula cumplirá con sus requisitos de una red de pesca sin características de polígonos rectangulares fuera de su shapefile:

Crea una cuadrícula de entidades poligonales rectangulares que se puede utilizar como índice para especificar páginas de un libro de mapas mediante Páginas controladas por datos. Se puede crear una cuadrícula que solo incluye entidades poligonales que se cruzan con otra capa de entidades.

Después de eso, deberá decidir si desea mantener todos los polígonos rectangulares alrededor del borde o recortar este índice de cuadrícula usando el shapefile original.


Primero debe recortar el límite de interés, luego usarlo para crear la red de pesca, en lugar de crear la red de pesca con todo el límite.


Hay una función para dividir una geometría por otra en Shapely a partir de la versión 1.6.0 (agosto de 2017), por lo que ya no es necesario rodar la suya propia. Consulte los documentos para: shapely.ops.split (geom, splitter)

Tenga en cuenta que las respuestas anteriores en este hilo se escribieron antes de la función de división estaba en Shapely, ahora están efectivamente obsoletos.

Ken Watford respondió aquí sobre el uso de búfer y diferencia para hacer el truco, con el inconveniente de perder un poco del área. Un código de ejemplo a continuación:

¡Funciona por ahora, y me interesaría ver si hay otro método (potencialmente sin área de pérdida)!


Dados k polígonos convexos. Supongamos que tenemos el límite de todos los polígonos dado en forma de n segmentos de línea. Cada segmento de línea tiene una referencia al polígono al que pertenece y su lado interior. Ordenemos los vértices de los segmentos de línea por su coordenada x. Ahora comenzamos un barrido de línea de izquierda a derecha.

Durante el barrido como máximo O (k) veces, un polígono comienza y termina, ya que todos los polígonos son convexos. En tal evento de inicio, miramos a través del estado de la línea de barrido y determinamos cuántos otros polígonos nos rodean. Lo que lleva O (n) tiempo.

Para n segmentos, el barrido de línea le da todas las intersecciones en O (n log n + k ^ 2) tiempo sumando el manejo de los eventos de inicio obtenemos O (n log n + k ^ 2 + kn) tiempo. Usando las referencias de los segmentos de línea, debería ser posible asignar a cada área (segmento de línea) el número de polígonos que cubren actualmente.


1 respuesta 1

Suena como un trabajo para TopoJSON. Desde su archivo Léame:

TopoJSON es una extensión de GeoJSON que codifica la topología. En lugar de representar geometrías de forma discreta, las geometrías de los archivos TopoJSON se unen a partir de segmentos de línea compartidos denominados arcos. Esta técnica es similar a MapShaper de Matt Bloch y al formato Arc / Info Export, .e00.

TopoJSON elimina la redundancia, permitiendo que las geometrías relacionadas se almacenen de manera eficiente en el mismo archivo. Por ejemplo, el límite compartido entre California y Nevada se representa solo una vez, en lugar de estar duplicado para ambos estados. Un solo archivo TopoJSON puede contener múltiples colecciones de características sin duplicación, como estados y condados. O bien, un archivo TopoJSON puede representar de manera eficiente tanto polígonos (para relleno) como límites (para trazo) como dos colecciones de entidades que comparten la misma malla de arco.

Entonces, comience cargando la biblioteca topojson.

. luego cree un objeto de topología para sus datos de GeoJSON tenga en cuenta que TopoJSON espera una matriz de características de GeoJSON, por ejemplo Cargaré un FeatureCollection de GeoJSON que contiene los límites del país Natural Earth a través de fetch y crearé una topología:

. luego agregue una capa L.GeoJSON con solo el relleno del polígono, configurando la opción de trazo para evitar dibujar líneas en el contorno de los polígonos (recuerde que las opciones de estilo de ruta se pueden pasar a los constructores de GeoJSON).

. Calcule la malla de la topología, que será un GeoJSON MultiLineString.

. y cree otra instancia de L.GeoJSON para dibujar dicho MultiLineString. Diseñe las líneas como desee (incluido dashArray), p. Ej. .

El resultado final, que puede ver aquí como un ejemplo práctico, no contiene líneas discontinuas superpuestas, como se esperaba:


Abstracto

Con el objetivo de comprender y visualizar las concentraciones cambiantes de movimiento a través del mar Mediterráneo sobre una base centenaria, el proyecto MISAMS (Modelado de espacios habitados del antiguo mar Mediterráneo) desarrolló una nueva metodología interpretativa basada en SIG que coteja y superpone una serie de polígonos. para modelar las densidades de actividad marítima en el mar Mediterráneo desde el siglo VII a. C. hasta el siglo VII d. C. Después de discutir el uso del proyecto del lugar, el espacio y los paisajes marítimos como base teórica, este artículo explica esta nueva metodología y luego demuestra y prueba los resultados que representan la actividad en la cuenca del Mediterráneo occidental del siglo I a.C. Estos resultados, que aparentemente manifiestan distintos lugares construidos socialmente, sugieren que este nuevo enfoque crea nuevas oportunidades para comprender el movimiento de personas y mercancías a través del Mediterráneo en el pasado, y los diferentes usos y percepciones del espacio marítimo en la antigüedad. Como este método requiere un corpus de datos arqueológicos denso y bien estudiado, es teóricamente aplicable a otras regiones marítimas que tienen (o tendrán) el conjunto de datos apropiado, y puede representar una nueva agenda de investigación en arqueología marítima.


Modelado digital del terreno

Fuentes DEM

La mayoría de los DEM se producen y distribuyen como cuadrículas. Los primeros DEM se crearon mediante estudios de campo, interpolación visual de mapas topográficos o trazado semiautomático de contornos junto con interpolación por computadora. Estos métodos fueron reemplazados por perfiles fotogramétricos y luego por escaneo óptico e interpolación automatizada de contornos de mapas (Fig. 1). Los DEM ahora cubren toda la Tierra, la Tierra y el fondo marino, y el planeta Marte. El GTOPO30 global, compilado a partir de muchos mapas y varias fuentes ráster y vectoriales, tiene un espaciado de 30 ′ (≈1 km). El sistema de datos digitales de elevación del terreno (DTED) es el equivalente militar de EE. UU. La cobertura global también existe en espaciamientos de 5 y 10 km. El conjunto de datos de elevación nacional de EE. UU. (NED) es un DEM de 1 ″ (30 m) sin fisuras (Alaska está a 2 ″) ensamblado a partir de 55.000 mapas topográficos a escala 1: 24.000 y 1: 63.360. Japón tiene una cuadrícula de 50 m, Australia está a 9 ″ (250 m) y otras áreas tienen varias resoluciones.

La teledetección evita los mapas de curvas de nivel y genera DEM a partir de la medición directa de la altura del terreno. Entre las tecnologías actuales se encuentran el Sistema de posicionamiento global (GPS), la fotogrametría digital, la interferometría de radar de apertura sintética (InSAR o IfSAR), la detección de luz láser y la altimetría de rango (LiDAR), la radiometría de reflexión y emisión térmica avanzada desde el espacio (ASTER) y (para batimetría) navegación sonora de arrastre profundo y alcance (SONAR). El DEM de 3 ″ (90 m) compilado recientemente para el 80% de la superficie terrestre de la Tierra & # x27s (60 ° N-56 ° S) a partir de los resultados de la Misión de Topografía de Radar Transbordador (SRTM) de febrero de 2000 complementa a GTOPO30 (los datos de SRTM de 1 ″ son no disponible fuera de los Estados Unidos).


Norte Sur

Globalización y glocalización

Un argumento común hoy en día es que las distinciones socioculturales Norte-Sur están disminuyendo como consecuencia de la globalización. En todo el mundo, los avances tecnológicos están comprimiendo tanto el tiempo como el espacio y están acercando culturas geográficamente distantes a un contacto más estrecho de lo que antes era posible. Los defensores de la globalización creen que esto está conduciendo a una dilución de la diversidad cultural a medida que comienza a emerger una cultura global homogénea. Sin embargo, en lugar de que esta cultura global refleje la diversidad de sociedades que existen en todo el mundo, la globalización favorece a aquellas que tienen las industrias culturales más sofisticadas y económicamente poderosas, como el cine, los medios de comunicación, la moda, la literatura o el deporte. Si bien hay evidencia de que los rasgos culturales del Sur están representados en esta cultura global, particularmente a través de las industrias alimentarias, por ejemplo, la mayoría de las industrias culturales a escala mundial están dominadas por las del Norte. Por lo tanto, existe la preocupación de que las culturas del Sur, en particular, se estén perdiendo a medida que las nuevas generaciones se sienten atraídas por los estilos de vida promovidos por el Norte Global.

Si bien se pueden encontrar pruebas de globalización en todo el mundo, también ha surgido una fuerte contraposición conocida como glocalización. Esta perspectiva está de acuerdo en que el tiempo y el espacio se están comprimiendo, pero, en lugar de que los lugareños sustituyan sin pensar las culturas globales por las suyas, las están reinterpretando e incorporándolas de formas locales únicas y útiles. La glocalización sugiere que las culturas híbridas que están surgiendo integran lo global y lo local en formas específicas del lugar que contribuyen a una mayor vitalidad y heterogeneidad en lugar de homogeneidad. Tal punto de vista posiciona al Sur Global como agentes activos en lugar de pasivos que se involucran selectivamente en las tendencias y procesos globales de acuerdo con sus propias normas culturales. Las industrias cinematográficas de Bollywood en India y Nollywood en Nigeria son buenos ejemplos de glocalización donde el Sur Global se ha comprometido con las tecnologías del Norte de maneras culturalmente únicas y expresivas.


Referencias citadas

Aiello, Leslie C. y Jonathan C. K. Wells. 2002. Energética y evolución del género Homo. Revisión anual de antropología 31(1):323–338.

Aiello, Leslie C. y Peter Wheeler. 1995. La hipótesis del tejido caro: el cerebro y el sistema digestivo en la evolución humana y de los primates. Antropología actual 36(2):199.

Albert, Rosa M., Ofer Lavi, Lara Estroff, Steve Weiner, Alexander Tsatskin, Avraham Ronen y Simcha Lev-Yadun. 1999. Modo de ocupación de la Cueva Tabun, Monte Carmelo, Israel durante el Período Musteriense: un estudio de los sedimentos y fitolitos. Revista de ciencia arqueológica 26(10):1249–1260.

Alperson-Afil, Nira. 2017. Análisis espacial de incendios: enfoque arqueológico para reconocer incendios tempranos. Antropología actual 58 (supl. 16): S258 – S266.

Alperson-Afil, Nira y Naama Goren-Inbar. 2006. Salida de África y Eurasia con uso controlado del fuego: evidencia de Gesher Benot Ya‘aqov, Israel. Arqueología, Etnología y Antropología de Eurasia 2006(4):63–78.

———. 2010. Llamas antiguas y uso controlado del fuego, vol. 2 de El sitio achelense de Gesher Benot Ya‘aqov. Nueva York: Springer Science.

Alperson-Afil, Nira, Daniel Richter y Naama Goren-Inbar. 2007. Hogares fantasmas y el uso del fuego en Gesher Benot Ya‘aqov, Israel. Paleoantropología 2007:1–15.

Anselin, L. y A. Getis. 1992. Análisis estadístico espacial y sistemas de información geográfica. Anales de ciencia regional 26(1):19–33.

Bailey, Geoff. 2007. Perspectivas del tiempo, palimpsestos y arqueología del tiempo. Revista de arqueología antropológica 26(2):198–223.

Barkai, Ran, Jordi Rosell, Ruth Blasco y Avi Gopher. 2017. Fuego por una razón: barbacoa en la cueva Qesem del Pleistoceno Medio, Israel. Antropología actual 58 (supl. 16): S314 – S328.

Bellomo, R. V. 1994. Métodos para determinar las primeras actividades de comportamiento de los homínidos asociados con el uso controlado del fuego en FxJj 20 Main, Koobi Fora, Kenia. Revista de la evolución humana 27:173–195.

Bellomo, R. V. y W. F. Kean. 1997. Evidencia de incendio controlado por homínidos en el complejo del sitio FxJj20, Escarpa de Karari. En Proyecto de investigación Koobi Fora, vol. 5. G. L. Isaac y B. Issac, eds. Páginas. 224–233 (ap. 4A). Oxford: Clarendon.

Berna, Francesco. 2010. Alteración ósea y diagénesis. En Métodos científicos y patrimonio cultural: una introducción a la aplicación de la ciencia de los materiales a la arqueometría y la ciencia de la conservación.. G. Artioli, ed. Páginas. 364–367. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

Berna, Francesco, Adi Behar, Ruth Shahack-Gross, John Berg, Elisabetta Boaretto, Ayelet Gilboa, Ilan Sharon, et al. 2007. Sedimentos expuestos a altas temperaturas: reconstrucción de procesos pirotecnológicos en estratos del Bronce Tardío y Edad del Hierro en Tel Dor (Israel). Revista de ciencia arqueológica 34 (marzo): 358–373.

Berna, Francesco y Paul Goldberg. 2007. Evaluación de la pirotecnología paleolítica y el comportamiento asociado de los homínidos en Israel. Revista de Ciencias de la Tierra de Israel 56(2):107–121.

Berna, Francesco, Paul Goldberg, Liora Kolska Horwitz, James Brink, Sharon Holt, Marion Bamford y Michael Chazan. 2012. Evidencia microestratigráfica de fuego in situ en los estratos achelenses de la cueva Wonderwerk, provincia del Cabo Septentrional, Sudáfrica. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. 109 (20): E1215 – E1220.

Binford, L. R. 1980. Humo de sauce y colas de perro: sistemas de asentamiento de cazadores-recolectores y formación de sitios arqueológicos. Antigüedad americana 45(1):4–20.

———. 1983. En busca del pasado: decodificando el registro arqueológico. Berkeley: Prensa de la Universidad de California.

Blumenschine, R. J. y B. Pobiner. 2007. Zooarqueología y ecología del carnívoro homínido de Oldowan. En Evolución de la dieta humana: lo conocido, lo desconocido y lo incognoscible. P. Ungar, ed. Páginas. 167-190. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

Brain, C. K. 1993. La aparición de huesos quemados en Swartkrans y sus implicaciones para el control del fuego por los primeros homínidos. En Swartkrans: la crónica de una cueva del hombre primitivo. C. K. Brain, ed. Páginas. 229–242. Pretoria: Museo Transvaal.

Braun, David R., J. W. K. Harris y D. N. Maina. 2009. Adquisición y uso de materia prima de Oldowan: evidencia de la Formación Koobi Fora. Arqueometria 51(1):26–42.

Bunn, Henry, J. W. K. Harris, Glynn Isaac y Zefe Kaufulu. 1980. FxJj50: un sitio del Pleistoceno temprano en el norte de Kenia. Arqueología mundial 12(2):109–136.

Carmody, Rachel N. y Richard W. Wrangham. 2009. La importancia energética de la cocina. Revista de la evolución humana 57:379–391.

Clark, J. D. y J. W. K. Harris. 1985. El fuego y su papel en las primeras formas de vida de los homínidos. Revista Arqueológica Africana 3:3–27.

Clark, J. D. y H. Kurashina. 1979. Ocupaciones de homínidos del altiplano centro-oriental de Etiopía en el Plio-Pleistoceno. Naturaleza 282(5734):33–39.

Ferraro, Joseph V., Thomas W. Plummer, Briana L. Pobiner, James S. Oliver, Laura C. Bishop, David R. Braun, Peter W. Ditchfield, et al. 2013. Primera evidencia arqueológica de carnívoro homínido persistente. Más uno 8 (4): e62174.

Gibbon, Ryan J., Travis Rayne Pickering, Morris B. Sutton, Jason L. Heaton, Kathleen Kuman, Ron J. Clarke, C. K. Brain y Darryl E. Granger. 2014. Entierro de nucleidos cosmogénicos que datan de depósitos de cuevas del Pleistoceno que contienen homínidos en Swartkrans, Sudáfrica. Geocronología cuaternaria 24:10–15.

Goldberg, Paul y Francesco Berna. 2010. Micromorfología y contexto. Cuaternario internacional 214(1/2):56–62.

Goldberg, Paul, Francesco Berna y Michael Chazan. 2015. Deposición y diagénesis en la anterior Edad de Piedra de la Cueva Wonderwerk, Excavación 1, Sudáfrica. Revista Arqueológica Africana 32(4):613–643.

Goldberg, Paul y Richard I. Macphail. 2006. Geoarqueología práctica y teórica. Malden, MA: Blackwell.

Goldberg, Paul, Christopher E. Miller y Susan M. Mentzer. 2017. Reconocimiento del fuego en el registro arqueológico del Paleolítico. Antropología actual 58 (supl. 16): S175 – S190.

Goren-Inbar, Naama, Nira Alperson-Afil, Mordechai E. Kislev, Orit Simchoni, Yoel Melamed, Adi Ben-Nun y Ella Werker. 2004. Evidencia del control del fuego por homínidos en Gesher Benot Ya‘aqov, Israel. Ciencia 304(5671):725–727.

Gowlett, J. A. J., J. S. Brink, Adam Caris, Sally Hoare y S. M. Rucina. 2017. Evidencia de quema de incendios forestales en el sur y este de África y su relevancia para la evolución de los homínidos. Antropología actual 58 (supl. 16): S206 – S216.

Gowlett, J. A. J., J. W. K. Harris, D. Walton y B. A. Wood. 1981. Primeros sitios arqueológicos, restos de homínidos y rastros de fuego de Chesowanja, Kenia. Comptes Rendus Palevol 5(1/2):299–310.

Harris, J. W. K. 1978. La industria Karari: su lugar en la prehistoria de África Oriental. Tesis de doctorado, Universidad de California, Berkeley.

———. 1997. FxJj 20. En Proyecto de investigación Koobi Fora, vol. 5. G. L. Isaac y B. Isaac, eds. Páginas. 147-169. Oxford: Clarendon.

Henry, D. O. 2011. Patrones espaciales musterianos levantinos tardíos a escalas de paisaje e intra-sitio en el sur de Jordania. Etudes et Recherches Archéologiques de l’Université de Liegè 126:1–18.

———. 2012. El problema del palimpsesto, análisis del patrón de solera y estructura del sitio del Paleolítico Medio. Cuaternario internacional 247(1):246–266.

Henry, D. O., S. A. Hall, H. J. Hietala, Y. E. Demidenko, V. I. Usik, A. M. Rosen y P. A. Thomas. 1996. Organización del comportamiento del Paleolítico Medio: 1993 excavación de Tor Faraj, sur de Jordania. Revista de arqueología de campo 23:31–53.

Hlubik, Sarah, David R. Braun, Francesco Berna, Craig S. Feibel y John W. K. Harris. 2017. Formación e integridad del sitio de FxJj20 AB, Koobi Fora, Kenia: implicaciones para la interpretación del uso de fuego de homínidos de Oldowan en el Pleistoceno temprano. Paleoantropología A: A1 – A41.

Isaac, G. 1982. Primeros homínidos y fuego en Chesowanja, Kenia [comentario sobre J. A. J. Gowlett, J. W. K. Harris, D. Walton y B. A. Wood, Primeros sitios arqueológicos, restos de homínidos y rastros de fuego de Chesowanja, Kenia]. Naturaleza 296:870.

James, Steven R. 1989. Uso homínido del fuego en el Pleistoceno inferior y medio: una revisión de la evidencia. Antropología actual 30(1):1–26.

Karkanas, Panagiotis, Ruth Shahack-Gross, Avner Ayalon, Mira Bar-Matthews, Ran Barkai, Amos Frumkin, Avi Gopher y Mary C. Stiner. 2007. Evidencia del uso habitual del fuego al final del Paleolítico Inferior: procesos de formación de sitios en la cueva Qesem, Israel. Revista de la evolución humana 53:197–212.

Kroll, Ellen. 1994. Implicaciones de comportamiento de la estructura del sitio arqueológico del Plio-Pleistoceno. Revista de la evolución humana 27:107–138.

Magill, Clayton R., Gail M. Ashley y Katherine H. Freeman. 2013. Agua, plantas y hábitats humanos tempranos en África Oriental. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. 110(4):1175–1180.

Malinsky-Buller, Ariel, Erella Hovers y Ofer Marder. 2011. Haciendo tiempo: “pisos vivientes”, “palimpsestos” y procesos de formación de sitios: una perspectiva desde el sitio al aire libre del Paleolítico Inferior de la cantera de Revadim, Israel. Revista de arqueología antropológica 30(2):89–101.

Mallol, Carolina, Frank W. Marlowe, Brian M. Wood y Claire C. Porter. 2007. Tierra, viento y fuego: señales etnoarqueológicas de los incendios de Hadza. Revista de ciencia arqueológica 34:2035–2052.

Mazza, Paul Peter Anthony, Fabio Martini, Benedetto Sala, Maurizio Magi, Maria Perla Colombini, Gianna Giachi, Francesco Landucci, Cristina Lemorini, Francesca Modugno y Erika Ribechini. 2006. Un nuevo descubrimiento paleolítico: herramientas de piedra con asas de alquitrán en un lecho óseo europeo del Pleistoceno medio. Revista de ciencia arqueológica 33(9):1310–1318.

McPherron, Shannon P. 2005. Orientaciones de artefactos y procesos de formación de sitios de procedencias de estaciones totales. Revista de ciencia arqueológica 32(7):1003–1014.

McPherron, Shannon P., Zeresenay Alemseged, Curtis W. Marean, Jonathan G. Wynn, Denné Reed, Denis Geraads, René Bobe y Hamdallah A. Béarat. 2010. Evidencia del consumo de tejidos animales asistido por herramientas de piedra antes de hace 3,39 millones de años en Dikika, Etiopía. Naturaleza 466 (7308):857–860.

McPherron, Shannon P. y Harold L. Dibble. 2002. Uso de computadoras en arqueología: una guía práctica. Nueva York: McGraw Hill.

Milton, Katharine. 1999. Una hipótesis para explicar el papel del consumo de carne en la evolución humana. Antropología evolutiva: problemas, noticias y reseñas 8(1):11–21.

Organ, C., C. Nunn, Z. Machanda y R. Wrangham. 2011. Cambios en la tasa filogenética en el tiempo de alimentación durante la evolución de Homo. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. 108(35):14555–14559.

Preece, R. C., J. A. J. Gowlett, S. A. Parfitt, D. R. Bridgland y S. G. Lewis. 2006. Humanos en Hoxnian: hábitat, contexto y uso del fuego en Beeches Pit, West Stow, Suffolk, Reino Unido. Revista de ciencia cuaternaria 21(5):485–496.

Purdy, B. A. y H. K. Brooks. 1971. Alteración térmica de minerales de sílice: un enfoque arqueológico. Ciencia 173(3994):322–325.

Ragir, Sonia, Martin Rosenberg y Philip Tierno. 2000. Morfología intestinal y evitación de la carroña entre chimpancés, babuinos y homínidos tempranos. Revista de Investigación Antropológica 56(4):477–512.

Roebroeks, Wil y Paola Villa. 2011. Sobre la evidencia más antigua del uso habitual del fuego en Europa. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. 108(13):5209–5214.

Rowlett, Ralph M. 2000. Control de incendios por Homo erectus en África Oriental y Asia. ACTA Anthropologica Sinica 19 (supl.): 198–208.

Sandgathe, Dennis M. 2017. Identificación y descripción de patrones y procesos en la evolución del uso del fuego por parte de los homínidos. Antropología actual 58 (supl. 16): S360 – S370.

Sandgathe, Dennis M., Harold L. Dibble, Paul Goldberg, Shannon P. McPherron, Alain Turq, Laura Niven y Jamie Hodgkins. 2011. Momento de aparición del uso habitual del fuego. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. 108 (29): E298 respuesta del autor E299.

Schick, K. 1986. Sitios de la Edad de Piedra en proceso. BAR Serie Internacional 319:313.

Semaw, Sileshi, Michael J. Rogers, Jay Quade, Paul R. Renne, Robert F. Butler, Manuel Dominguez-Rodrigo, Dietrich Stout, William S. Hart, Travis Pickering y Scott W. Simpson. 2003. Herramientas de piedra de 2,6 millones de años y huesos asociados de OGS-6 y OGS-7, Gona, Afar, Etiopía. Revista de la evolución humana 45(2):169–177.

Sergant, Joris, Philippe Crombé e Yves Perdaen. 2006. Los hogares “invisibles”: una contribución al discernimiento de los hogares mesolíticos de superficie no estructurada. Revista de ciencia arqueológica 33(7):999–1007.

Shahack-Gross, R., F. Berna, P. Karkanas, C. Lemorini, A. Gopher y R. Barkai. 2014. Evidencia del uso repetido de un hogar central en el Pleistoceno medio (hace 300 ky) Cueva Qesem, Israel. Revista de ciencia arqueológica 44(1):12–21.

Shahack-Gross, Ruth, Ofer Bar-Yosef y Steve Weiner. 1997. Huesos de color negro en la cueva de Hayonim, Israel: diferenciando entre quemaduras y manchas de óxido. Revista de ciencia arqueológica 24(5):439–446.

Shimelmitz, Ron, Steven L. Kuhn, Arthur J. Jelinek, Avraham Ronen, Amy E. Clark y Mina Weinstein-Evron. 2014. “Fuego a voluntad”: la aparición del uso habitual del fuego hace 350.000 años. Revista de la evolución humana 77:196–203.

Smith, Alex R., Rachel N. Carmody, Rachel J. Dutton y Richard W. Wrangham. 2015. La importancia de cocinar para la recolección temprana de homínidos. Revista de la evolución humana 84:62–70.

Sorensen, Andrew, Wil Roebroeks y Annelou van Gijn. 2014. ¿Producción de fuego en el pasado profundo? el conveniente modelo de huelga de luz. Revista de ciencia arqueológica 42 (febrero): 476–486.

Speth, J. D. 1989. Caza y recolección de homínidos tempranos: el papel de la carne como fuente de energía. Revista de la evolución humana 18:329–343.

Stahlschmidt, Mareike C., Christopher E. Miller, Bertrand Ligouis, Ulrich Hambach, Paul Goldberg, Francesco Berna, Daniel Richter, Brigitte Urban, Jordi Serangeli y Nicholas J. Conard. 2015. Sobre la evidencia del uso humano y el control del fuego en Schöningen. Revista de la evolución humana 89:1–21.

Stappert, D. 1989. El método del anillo y del sector: análisis espacial dentro del sitio de los sitios de la Edad de Piedra, con especial referencia a Pincevent. Paleohistoria 31:1–57.

Se inclina, G. 2003. Directrices para el análisis y descripción de secciones delgadas de regolito de arena. Madison, WI: Sociedad Estadounidense de Ciencias del Suelo.

Thibodeau, Megan L. 2016. Identificación de 1 millón de incendios en la cueva Wonderwerk con micromorfología y microspectroscopía infrarroja por transformada de Fourier. Tesis, Universidad Simon Fraser, Burnaby, Columbia Británica.

Vaquero, Manuel e Ignasi Pastó. 2001. La definición de unidades espaciales en yacimientos del Paleolítico Medio: los conjuntos relacionados con el hogar. Revista de ciencia arqueológica 28(11):1209–1220.

Weiner, S. 2010. Espectroscopia infrarroja en arqueología. En Microarqueología: más allá del registro arqueológico visible. P. 396. Cambridge: Cambridge University Press.

Weiner, Steve, Vlad Brumfeld, Ofer Marder y Omry Barzilai. 2015. Calentamiento de restos de pedernal de contextos del Paleolítico superior en la cueva de Manot, Israel: cambios en la organización atómica debido al calentamiento mediante espectroscopia infrarroja. Revista de ciencia arqueológica 54:45–53.

Wrangham, R. y N. Conklin-Brittain. 2003. La cocina como rasgo biológico. Bioquímica y fisiología comparativas A 136(1):35–46.

Wrangham, R. W., J. H. Jones, G. Laden, D. Pilbeam y N. L. Conklin-Brittain. 1999. Lo crudo y lo robado: la cocina y la ecología de los orígenes humanos. Antropología actual 40(5):567–594.

Wrangham, Richard. 2017. Control del fuego en el Paleolítico: evaluando la hipótesis de la cocción. Antropología actual 58 (supl. 16): S303 – S313.

Wrangham, Richard y Rachel Carmody. 2010. Adaptación humana al control del fuego. Antropología evolutiva: problemas, noticias y reseñas 199:187–199.


Abstracto

Los cuerpos de agua continentales y sus conexiones hidrológicas superficiales son componentes activos en el paisaje, que influyen en múltiples procesos ecológicos que pueden propagarse a fenómenos a gran escala como los ciclos regionales de nutrientes y carbono y la dinámica de las metapoblaciones. Sin embargo, si bien se ha estimado la abundancia de lagos, humedales y arroyos a nivel regional y mundial, se ha prestado menos atención a los atributos de conectividad de agua dulce entre sistemas acuáticos a macroescalas. Por lo tanto, los patrones regionales a continentales de abundancia y conectividad de agua dulce son poco conocidos. Medimos la abundancia de lagos, humedales y arroyos y los atributos de conectividad de la superficie (es decir, la posición del paisaje dentro de las redes de arroyos) en una extensión subcontinental en el Medio Oeste y Noreste de los Estados Unidos para caracterizar los patrones espaciales a macroescala del paisaje de agua dulce (es decir, los atributos de abundancia y conectividad de lagos, humedales y arroyos). Encontramos que la abundancia de lagos y humedales exhibía patrones espaciales opuestos a la densidad de arroyos que generalmente seguían los límites de la extensión de la glaciación: la abundancia de lagos y humedales era alta al norte del límite de glaciación, mientras que la densidad de arroyos era alta al sur del límite de glaciación. Los atributos de conectividad de agua dulce exhibieron patrones espaciales distintos definidos por nuestros grupos integrados de agua dulce y revelaron una capa de complejidad no capturada por las medidas de abundancia. Los patrones de abundancia de agua dulce y conectividad en la extensión del estudio se asociaron principalmente con la glaciación y, en segundo lugar, con las variables hidrogeomórficas (p. Ej., Geología superficial y topografía), clima (p. Ej., Escorrentía) y uso de la tierra (p. Ej., Agricultura), lo que proporciona información sobre el potencial. impulsores de la composición y distribución del agua dulce. Los patrones espaciales de conectividad observados sugieren que depender únicamente de las medidas de abundancia de agua dulce en los análisis de macroescala omite información única sobre los atributos estructurales de los sistemas de agua dulce que pueden ser críticos para los procesos ecológicos clave. La adopción de un marco de paisaje integrado de agua dulce para estudiar y gestionar el agua dulce es esencial, ya que los sistemas de agua dulce enfrentan perturbaciones a gran escala que pueden alterar las conexiones hidrológicas y, posteriormente, afectar los procesos y servicios de los ecosistemas.


Información del autor

Afiliaciones

Australian Rivers Institute, Griffith University, Brisbane, QLD, 4111, Australia

Departamento de Geografía, Universidad McGill, Montreal, QC, H3A 0B9, Canadá

Bernhard Lehner, Camille Ouellet Dallaire, Joseph Ariwi, Günther Grill, Mira Anand, Penny Beames, Vicente Burchard-Levine, Sally Maxwell, Hana Moidu y Florence Tan

Fondo Mundial para la Naturaleza, Washington, DC, 20037, EE. UU.

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

También puede buscar este autor en PubMed Google Scholar

Contribuciones

S.L. y B.L. diseñó el estudio y todos los autores contribuyeron a la redacción del manuscrito, el desarrollo de datos o la documentación de datos. S.L. inició y proporcionó financiación para el proyecto. LICENCIADO EN DERECHO. procesamiento coordinado de datos y manuscrito. BACALAO. contribuido al diseño y desarrollo de RiverATLAS. J.A. compiló los conjuntos de datos de origen inicial y desarrolló scripts para el procesamiento de datos. G.G. apoyó el diseño del entorno informático requerido.

Autores correspondientes


Ver el vídeo: ArcGIS - Split - Polygons into individual shapefiles